sábado, 31 de mayo de 2014

"... sino podes pagar cerrá la estancia..."

El Estatuto del Peón fue una de las medidas sociales de mayor trascendencia del peronismo. Su sanción, por decreto 28.169, en octubre de 1944, señala el comienzo de la protección legal del trabajador rural.

El entonces Coronel Perón recibe una queja: "la primer carta que recibí fue la de mi madre. Me dice te has vuelto loco no vamos a poder pagar los sueldos, y yo le dije: vieja, sino podes pagar cerrá la estancia".

Con esta anécdota resumió su posición frentre a los derechos laborales de los trabajadores del campo.

Aunque la oposición más contundente la recibió por parte de la Sociedad Rural: "El Estatuto del Peón no hará más que sembrar el germen del desorden social, al inculcar en la gente de limitada cultura aspiraciones irrealizables, y las que en muchos casos pretenden colocar al jornalero sobre el mismo patrón, en comodidades y remuneraciones (…) En la fijación de los salarios es primordial determinar el estándar de vida del peón común. Son a veces tan limitadas sus necesidades materiales que un remanente trae destinos socialmente poco interesantes (…) La vida rural ha sido y debe ser como la de un manantial tranquilo y sereno, equilibrado y de prosperidad inagotable".

Manatial de tranquilidad, serenidad, equilibrio y prosperidad para uso exclusivo de los patrones. Ese ha sido, es y será el espíritu de los "señores de la tierra".

El trabajo que viene realizando el RENATEA (Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios) nos lo viene demostrando.

De un operativo reciente se conoce que "27 trabajadores fueron relevados y, en cinco establecimientos, detectó condiciones irregulares de registración. En los otros dos, además de trabajo no registrado, se hallaron situaciones de extrema precariedad".

"En el establecimiento 'La Hoyita', de la empresa 'Las Margaritas S.A.', propiedad de Leonor Barbero Marcial viuda de Etchevehere, dos trabajadores no registrados vivían en unidades sin energía eléctrica, agua potable y baños. Son analfabetos, no tienen acceso a recibos de sueldo y prestaban servicios como peones generales por 450 pesos mensuales", denunció el organismo público.

También ese personal declaró cumplir tareas bajo "las órdenes de la familia Etchevehere desde el 14 de junio de 1976", por lo que según la Ley 26.727 de empleo agrario están en edad de jubilarse.

Otros dos trabajadores fueron hallados en ese establecimiento en situaciones irregulares; un encargado de estancia jubilado que afirmó percibir una remuneración de 2.000 pesos mensuales, y su hijo de 18 años, quien dijo trabajar desde los 13, no estar en blanco y cobrar 1.050 pesos por tareas dos días a la semana.

Una segunda inspección en la estancia "Las Margaritas", (la misma razón social, "Las Margaritas S.A."), halló trabajadores no registrados, uno de los cuales es analfabeto y cumple labores hace más de 20 años en diferentes establecimientos de la empresa.

"Uno de los trabajadores dijo que cuando le van a pagar le llevan un papelito para que le firmen, pero como no sabe leer ni escribir no firma porque no sabe qué está firmando; en tanto que ambos manifestaron que utilizaban sus propios caballos para trabajar de troperos en el manejo de 700 animales", explicaron desde el organismo.

De forma independiente de las acciones administrativas realizadas por el Renatea contra el empleo no registrado y la ausencia de libreta de trabajo agrario, "las situaciones configuran la presunción de reducción a la servidumbre, por lo que se presentó la denuncia en la Fiscalía de Primera Instancia 2 de Paraná". (Fuente: Telam)

Recordemos que a la familia que tenía en estas condiciones a sus trabajadores pertenece el Presidente de la Sociedad Rural Argentina Luis Miguel Etchevehere.

El mismo que dijo en julio del año pasado: "el mundo no se nos cayó encima, señora Presidenta. Su gobierno dilapidó esas oportunidades, y malgastó en subsidios, politiquería barata, prácticas populistas, corrupción y propaganda (...) elimine las trabas y deje que los mercados funcionen normalmente y volveremos a sembrar trigo, volveremos a sembrar maíz".

El que la semana pasada aseguró: "este es un gobierno depredador".

El clan además está siendo investigado penalmente por el delito de administración fraudulenta por el supuesto redireccionamiento del dinero de un préstamo millonario del Banco Itaú al que accedió Las Margaritas hacia otra compañía del mismo grupo, Construcciones del Paraná S. A., algo que está prohibido por la Ley de Sociedades Comerciales y penado como defraudación en el Código Penal.

En cuanto a balances vendrían flojos de papeles: 5000 hectáreas en Entre Ríos, 3500 cabezas de ganado, cultivan soja, trigo y poseen un tambo, pero en 2010 declararon haber ganado sólo 103 mil pesos.

 ¡Linda familia los Etchevehere!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails Postes relacionados con miniaturas